Conoce con nosotros sobre Energías Peligrosas y sus riesgos

¿Has escuchado hablar de las energías peligrosas y sus riesgos? …Si tu respuesta es NO, te invitamos a leer la siguiente información.

Comencemos conociendo, ¿qué son las energías peligrosas? Según el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional, NIOSH, por sus siglas en inglés, energía peligrosa es cualquier tipo de energía en cantidad suficiente para causarle algún tipo de lesión a un trabajador. Entre las fuentes comunes de energía peligrosa se incluyen la electricidad, el movimiento mecánico, el aire comprimido y la temperatura caliente o fría.

Como podemos ver, este tipo de energía está presente en gran parte de las actividades que se desarrollan dentro de la jornada laboral de cientos de trabajadores a diario en las diversas industrias, de ahí la importancia de hablar más sobre ellas, ya que como su nombre lo indica son: Peligrosas.

Labores tan cotidianas para algunos trabajadores como mantenimiento, instalación de equipos, reparación de máquinas o revisiones, traen consigo el riesgo al exponerse a la energía presente en los equipos, sin embargo, su identificación temprana puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte en caso de emergencia.

Cada empresa, industria o construcción, debe de tener claramente identificados los riesgos presentes en su área, y desde la fase inicial desarrollar planes de acción que le permitan al trabajador proteger su vida en todo momento.

Gracias a investigaciones realizadas por NIOSH a través de su Programa de Asesoría de Tasas de Mortalidad y Evaluación de Control, se han identificado fallas importantes en el control de energías peligrosas; las cuales detallamos a continuación y los invitamos a prestar especial atención con el fin de que no haya una víctima más producto de este tipo de riesgo:

  • Operar máquinas y equipos sin cortar por completo la electricidad, aislar, bloquear o disipar la fuente de energía peligrosa.
  • No aplicar procedimientos de bloqueo y etiquetado para evitar la manipulación por parte de los trabajadores.
  • No realizar procesos de verificación previa de corte o bloqueo de la fuente de energía antes de comenzar la labor a realizar.

Al respecto, se han establecido 5 procedimientos clave, conocidos como 5 reglas de oro, a tomar en cuenta previo a realizar trabajos en donde hay energías presentes:

  1. Desconectar, corte visible o efectivo: Antes de iniciar cualquier trabajo eléctrico sin tensión debemos desconectar todas las posibles alimentaciones a la línea, máquina o cuadro eléctrico. Prestaremos especial atención a la alimentación a través de grupos electrógenos y otros generadores, sistemas de alimentación interrumpida, baterías de condensadores, etc.
  2. Enclavamiento, bloqueo y señalización: Se debe prevenir cualquier posible re-conexión, utilizando para ello medios mecánicos (por ejemplo, candados). Para enclavar los dispositivos de mando no se deben emplear medios fácilmente anulables, tales como cinta aislante, bridas y similares.
  3. Comprobación de ausencia de tensión: En los trabajos eléctricos debe existir la premisa de que, hasta que no se demuestre lo contrario, los elementos que puedan estar en tensión, lo estarán de forma efectiva.
  4. Puesta a tierra y en cortocircuito: Este paso es especialmente importante, ya que creará una zona de seguridad virtual alrededor de la zona de trabajo.
  5. Señalización de la zona de trabajo: La zona dónde se están realizando los trabajos se señalizará por medio de vallas, conos o dispositivos análogos. Si procede, también se señalizarán las zonas seguras para el personal que no está trabajando en la instalación.

Es de suma importancia comunicar a todo el personal que se vea afectado por el mantenimiento, que el equipo o tablero esta en mantenimiento, esto para evitar que accidentalmente algún trabajador ponga a operar el equipo.