Asegure su vida y la de quienes necesiten de usted. Conozca el papel de las líneas de vida ante una emergencia

El pasado sábado 17 de setiembre marcó una página dolorosa en la historia de Costa Rica. Un autobús que transportaba cerca de 50 personas con destino a Nicoya fue víctima de las fuertes lluvias y tras un derrumbe en carretera se precipitó alrededor de 70 metros en una zona de difícil acceso, dejando como saldo decenas de pacientes atendidos, 9 fallecidos y un pueblo dolido por la tragedia…

La rápida respuesta por parte de los Cuerpos de Rescate jugó un papel trascendental en este caso, ya que a pesar de que la lluvia no cesaba y la oscuridad se convirtió en una amenaza, los socorristas lograron llegar al punto en el que se encontraba el autobús y ayudar a quienes quedaron atrapados entre las latas, o producto de los fuertes golpes no pudieron salir por sí mismos.

El destacado trabajo realizado por las instituciones de primera respuesta ante un accidente de esta dimensión se alcanza a través de años de organización y principalmente de capacitación por parte de sus miembros, quienes enfocados en salvar vidas se preparan para proteger también la suya.

Descender por una pendiente enlodada con la amenaza de factores como la lluvia, la oscuridad y la cercanía de un río es, sin duda, una tarea de alto riesgo; tarea que no daría como resultado un rescate efectivo a menos que socorristas y pacientes sean asegurados a una línea de trabajo como sistema primario y una línea de seguridad o de vida como sistema secundario.

Las líneas de vida cumplen la función de asegurar a la persona en caso de que exista algún fallo en la línea de trabajo.

En este caso fueron necesarios estos sistemas para el rescate de las víctimas producto de un accidente de tránsito, no obstante, también son necesarias en todo tipo de trabajo de altura o labores en las que exista el riesgo de caída.

Para su ejecución correcta se requiere, además de personal autorizado, equipo de protección personal como: arnés según el tipo de trabajo, ya sea anticaída para trabajos en escaleras, andamios y techos, o bien, arnés de suspensión; estos son los utilizados con cuerdas.

En el caso del arnés anticaída, la línea de vida requiere paquete amortiguador, línea y gancho, mientras que para trabajos suspendidos se requiere una línea accesoria independiente y además un arrestador de caída, que será el que una el arnés al dispositivo de seguridad.

Es importante destacar que toda persona que trabaje en alturas debe de saber elegir la línea de vida y su factor de protección según la labor que desarrolle, pues de ella dependerá su seguridad en caso de fallos en el sistema principal.

Para Jorge Benavides, rescatista de gran trayectoria e instructor de CEFOTEC, es inconcebible un rescate en el que no se utilicen las líneas de vida, pues siempre se debe de trabajar con ambos sistemas, una línea de trabajo y otra de seguridad, pensando tanto en el paciente como en el rescatista, de este modo se podrá garantizar en la medida de lo posible los resultados esperados, tal y como lo pudimos ver en el accidente del pasado sábado, en donde se logra el rescate exitoso de personas que no tenían la posibilidad de salir por sus propios medios.