Sabemos que los Equipos de Protección Personal (EPP) son primordiales para establecer la seguridad de los trabajadores en cada una de sus áreas, pero este no debería ser el paso más importante para lograr contar con una eficaz y consciente seguridad laboral.

La eficacia en el uso de los EPP depende de un trabajo en conjunto, tanto el supervisor que tiene la función de que el trabajador cuente con el equipo como el propio trabajador deben contar con medidas efectivas para su consciente uso.

Hay una fase de capacitación que debe ser efectiva para lograr el uso consciente de los equipos de protección personal:

  1. Debemos hacer una evaluación de riesgos donde se busque cómo eliminar el peligro.
  2. Sustituir en los procesos operaciones materiales o elementos que pongan en peligro al trabajador.
  3. Contar con controles de ingeniería o reorganización del trabajo.
  4. Medidas de control administrativas que incluyen la formación y capacitación de los trabajadores sobre el riesgo y peligro.
  5. Utilizar políticas de señalización en las áreas donde encontremos peligro.

Después de este análisis podemos determinar cuál es el equipo correcto que se debe usar para la protección personal.

Debemos recordar que el equipo de protección personal es considerado como la barrera que debe existir entre los riesgos que no puedo controlar aplicando las 5 incisos anteriores y adaptar esto al trabajador.

Las normas ahora piden comités de higiene y seguridad ocupacional ya que por medio de este se puede lograr hacer el recordatorio del uso obligatorio de los EPP.

Las funciones básicas de un equipo de protección personal son sencillas:

1. Ser un medio de protección del humano ante cualquier tipo de riesgo o peligro que pueda ocasionarle un daño físico, psicológico o muscoloesquelético.

2. Brindar confort al trabajador.

3. Deben ser productos certificados.

Tanto la organización como el trabajador deben contar con una cultura de seguridad , capacitaciones, equipos de protección personal, un presupuesto para exámenes médicos, constante entrenamientos, charlas de difusión y nuevos elementos de seguridad. Es ahí donde tenemos una organización que promueve este habito y se vuelve eficaz.

Cambiarle a un persona su codificación de valor lleva su tiempo, debemos llegar a crear conciencia en los trabajadores, no es bueno dar incentivos de dinero o material porque terminamos condicionando el uso de los equipos de protección personal. La motivación debe venir de otra manera por ejemplo:

1. Brindando el equipo de protección correcto

2. Un equipo cómodo

3. Constante información y capacitación sobre su uso

4. Cambios en el equipo cuando ya cumplieron su función