La OSHA utiliza el término “industria en general” para referirse a todas las industrias que no forman parte de la agricultura, la construcción y la industria marina. La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional Federal, también llamada OSHA, y sus agencias estatales, exigen que los empleadores tengan programas de protección respiratoria si la labor lo amerita. Los peligros respiratorios en los diversos sitios de trabajo de la industria en general pueden ser de distintos tipos, entre ellos: gases, vapores, polvillos, vahos, humos, aerosoles, y nieblas.

Otros ejemplos de peligros respiratorios en la industria en general incluyen:

  • Polvillos, como los que se forman cuando se agregan ingredientes secos a una mezcla;
  • Gases metálicos, que se producen al soldar, cortar y derretir metales
  • Vapores solventes de adhesivos, pinturas, separadores, solventes de limpieza y revestimientos en aerosol
  • Agentes infecciosos, como bacterias de tuberculosis en entornos de atención de la salud
  • Los peligros químicos, como el gas de cloro y el amoníaco anhidro en procesos químicos y operaciones que los utilizan
  • Vapores o polvillos sensibilizantes, como los isocianatos, ciertos epoxis y el berilio
  • Falta de oxígeno, que puede darse en espacios cerrados
  • Productos farmacéuticos, durante la producción de medicamentos recetados

La protección respiratoria deberá elegirse según el peligro al que se estará expuesto. No todos los respiradores lo protegerán contra todos los peligros, es importante que el empleador elija.