¿Se familiariza con el término factores psicosociales?, ¿ha escuchado hablar sobre su importancia en el ámbito laboral en tiempos de COVID? 

Si la respuesta a una de las preguntas anteriores, o a las dos fue un rotundo no, la siguiente nota puede ser de mucho interés, ya que estaremos ampliando sobre su concepto e importancia. A partir del año 1986 la Organización Internacionadel Trabajo (OIT) y la Organización Mundial del Trabajo (OMT) contemplan dentro de la definición de factores psicosociales tres componentes de suma importancia, que determinan a las personas como seres humanos, los cuales son: 

  1. Condiciones de Trabajo. 
  1. Relaciones de Trabajo. 
  1. Componente Individual. 

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) define los factores de riesgo psicosociales como aquellas características de las condiciones de trabajo que afectan a la salud de las personas través de mecanismos psicológicos y fisiológicos. 

“Cuando hablamos de las condiciones de trabajo tiene específicamente sobre las características del trabajo, de su organización y como estas influyen en el bienestar de la persona trabajadora. Por ejemplo, las exigencias del trabajo, el control sobre el trabajo, las relaciones sociales en el trabajo y el nivel de liderazgo que ejercen nuestros superiores. Pero también son condiciones psicosociales intralaborales las recompensas, es decir, la retribución que obtiene una persona trabajadora a cambio de todo el esfuerzo que realiza en su trabajo. 

Por su parte, las relaciones extra laborales son los aspectos relacionados con el entorno social, familiar, económico y de cuanto esto influye en el desempeño laboral. Específicamente la relación trabajo-familia, la situación económica del trabajador, el entorno habitacional y comunal, hasta el desarraigo social. Finalmente el componente individual está enfocado en las características propias de las personas, si es hombre o mujer, la edad, su nivel educativo”, explicó la Dra. Marianela Rojas, docente de la Universidad Técnica Nacional. 

La situación que vive el mundo conlleva a muchas empresas implementen la opción del tele-trabajo en su organización, durante este periodo los trabajadores pueden verse afectados por la falta de control o herramientas que tenían a su disposición en su espacio físico. Otro punto que puede inquietar el bienestar de un colaborador es el cambio drástico sobre las relaciones sociales y el incremento de las exigencias o nivel de liderazgo que puedan ejercer sus superiores. 

Otros aspectos relacionados al entorno externo del trabajador, como situación económica y afectaciones de salud relacionadas al COVID en su entorno familiar pueden afectar la salud psicológica y fisiológica de la organización. 

La Dra. Marianela Rojas es clara al enfatizar que, mientras no se tomen medidas de control en la fuente de riesgo, entre ellas, la forma en cómo se organiza el trabajo, difícilmente se solucione el problema de manera correcta.