Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades explicaron que las industrias con la mayor prevalencia de exposición al ruido ocupacional fueron:

Las ocupaciones con la mayor prevalencia de exposición al ruido ocupacional fueron la producción (55 %), construcción y extracción (54 %), e instalación, mantenimiento y reparación (54%).

En cuanto al uso de protectores auditivos, debido a sus propiedades para la atenuación del sonido, reducen los efectos del ruido en la audición, evitando daños en el oído.

Existen diferentes tipos de protección auditiva: orejeras, tapones, cascos antiruido y orejeras acopladas al casco, lo que permite su adaptación en cada caso y deben usarse durante todo el tiempo que dure la exposición al ruido.