La soldadura es considerada como una de las labores en las que existen mayores riegos, es por esta razón que el uso de equipos de protección personal deben ser siempre una prioridad. Cuando estas medidas se pasan por alto los soldadores se encuentran con peligros que pueden provocar lesiones graves o inclusive fatales.

Riegos:

– A nivel de piel: Quemaduras, absorber vapores, gases de la soldadura, cáncer de piel.

– A nivel visual: La radiación infrarroja causa quemaduras de la retina y cataratas e incluso una exposición breve a la radiación ultravioleta (UV) puede provocar una quemadura ocular conocida como “resplandor del soldador”.

– A nivel respiratorio: Pulmón del soldador, enfisema, enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

– A nivel auditivo: Perdida auditiva o lesiones por chispas o trozos metálicos que se desplazan por el aire.

No podemos descuidar las manos y los pies, las cuales necesitan equipos adecuados para trabajar, al igual que el correcto uso de la ropa que los proteja de quemaduras; sabemos que de todas las lesiones de los soldadores las quemaduras son las más comunes a causa de las chispas que caen.

Debido a su durabilidad y resistencia al fuego, siempre es recomendable que la ropa 100% algodón y nunca la sintética porque se funde cuando está expuesta a calor extremo. Mantener siempre la ropa libre de grasa y aceite es primordial ya que en presencia de oxígeno estas sustancias pueden inflamarse y quemarse.

Le recomendamos que antes de comenzar cualquier operación de soldadura debe hacer una inspección completa de su equipo, solo 10 minutos le llevará cumplir este paso y así lograr que sus trabajadores cuenten con equipos y espacios seguros para cumplir con sus labores.