Existen diferentes Equipos de Protección Personal que actúan con doble finalidad: proteger al trabajador en caso de que el producto se encuentre ya contaminado y frenar el traspaso de posibles microorganismos procedentes del propio cuerpo al producto en cuestión. 

Cuando hablamos de riesgos en la industria alimentaria no solo corren peligro los consumidores, sino también los trabajadores de la organización. 

Las condiciones de higiene y seguridad en el sector alimentario son importantes para evitar la contaminación de productos. Un producto afectado por contaminación repercute directamente sobre su calidad y caducidad, afectando la imagen de la empresa y sus costos. 

Contribuir a la seguridad e higiene en este sector seleccionando la ropa de trabajo adecuada que sea capaz de cumplir la normativa vigente es elemental para proteger el producto y al empleado. 

En esta división milita un alto riesgo de que la contaminación o infección provenga directamente de los trabajadores que intervienen directamente en el proceso de fabricación. 

Las empresas de la industria alimentaria deben cuidar la elección de ropa laboral optando por prendas fabricadas con materiales aptos para el correcto y seguro desempeño de la faena. 

EPP en la industria alimentaria: 

-LENTES: Son importantes para evitar lesiones por salpicaduras o partículas. 

-MANGAS: De polipropileno impermeable, evitan que el trabajador tenga contacto con lo que está manipulando. 

-GORROS DESCARTABLES: A la hora de elegir un gorro para entornos que trabajan con alimentos, debemos considerar que éste sea de carácter desechable, ante todo. Así aseguramos que en caso de que quede alguna bacteria o germen, irá a parar a la basura. 

-RESPIRADOR: En los casos en que exista un riesgo para el trabajador como, por ejemplo, el tratamiento de la harina, que genera mucho polvo, se aconseja utilizar respiradores descartables especiales con válvula de exhalación. En el resto de casos, podemos optar por cubrebarbas o mascarillas. 

-DELANTALES: Es importante que sean de polipropileno. Ya que, en caso de trabajar con materia líquida, evitaremos cualquier tipo de traspaso a la ropa. 

-CUBREZAPATOS: Las suelas de los zapatos sirven en muchos casos como transporte de microorganismos. Para evitar este traspaso al interior de las instalaciones, es importante usar cubrezapatos.