Producto de nuevas formas y tendencias de trabajo ha crecido a nivel mundial la modalidad del teletrabajo, una manera de desarrollar nuestras funciones laborales desde la comodidad de la casa. 

En Costa Rica la congestión vial y el crecimiento de oportunidades laborales mayormente en el Gran Área Metropolitana ha provocado un incremento importante en la posibilidad del teletrabajo en muchas empresas nacionales y extranjeras. 

 Pero el hecho de no salir de casa para dirigirnos al trabajo no significa que estamos exentos de algún tipo de riesgo laboral, ni tampoco significa que por no contar con supervisión directa no vamos a acatar las reglas que regularmente debemos de acatar en una oficina o lugar determinado de trabajo. 

 A nivel legal un trabajador que recibe el beneficio del teletrabajo se encuentra cubierto como si se encontrara en su oficina, sin embargo debe de cumplir con los requisitos necesarios para el desarrollo seguro y efectivo de sus labores, por ejemplo un área exclusiva para trabajar. 

 La metodología, los procedimientos y las prácticas para el desarrollo seguro del teletrabajo deben de ser pautadas desde la Dirección de cada organización y acatadas de manera correcta por el trabajador, quien de no hacerlo se expone a quedar fuera de sus pólizas laborales en caso de accidente. 

 Accidentes comunes que pueden ocurrir en casa mientras se realiza el teletrabajo pueden ser una caída, un golpe, una cortadura o hasta una fractura. La diferencia para la cobertura legal o no la va a hacer la hora y el modo en la que ocurrió el accidente. 

 El principal modo de protección que tiene un trabajador tanto en casa como en su lugar regular de trabajo debe de ser la seguridad basada en su comportamiento, es decir, cumplir a conciencia con sus labores de una forma responsable donde sea que se encuentre. 

 Una recomendación importante para la práctica segura de cualquier tipo de trabajo es crear una política que establezca de manera clara las pautas a seguir tanto por parte del patrono como del trabajador. 

 Recuerde que la prevención de riesgos comienza por nosotros mismos, cumpla a cabalidad con lo establecido en temas de Salud Ocupacional en su empresa y en caso de no contar con ningún tipo de equipo de protección o reglamento repórtelo con las autoridades, la seguridad es primero, en casa te esperan.