Una de las claves más importantes para crear el mejor ambiente en el trabajo, es contar con los mecanismos de seguridad necesarios para cuidar a nuestros colaboradores.

Tal es el caso de la importancia de la protección respiratoria en la realización de diversas actividades, muchas veces, el aire contiene sustancias peligrosas que pueden perjudicar la salud.  Se estima que uno de cada cuatro trabajadores está expuesto a sustancias tóxicas en su labor.

Si labora en un ambiente con sustancias que pueden ser inhaladas, necesita equipo de protección. Un de los equipos a tener siempre presente es el respirador, el cual le ayudará a protegerse de los riesgos que pueden causar daños, enfermedades e incluso la muerte.

Estos se pueden manifestar como:

  • Irritación de la nariz, garganta y pulmones.
  • Daños al corazón, pulmones, hígado, riñones, sistema nervioso y reproductivo.
  • Asfixia.
  • Otros.

Es importante mencionar que muchas veces las consecuencias de la exposición a sustancias químicas son a largo plazo, muchos años después.

Mitos que existen cuando se habla de protección respiratoria

Muchas veces se confunden conceptos, por ejemplo se cree que un respirador y una mascarilla desarrollan las mismas funciones. Adicionalmente se cree que un filtro y un cartucho cumplen la misma función.

Sobre el uso uno de los mitos es que el respirador brinda la misma protección si el usuario tiene vello facial donde el respirador hace sello. Otro mito es que los respiradores pueden ser de uso compartido.

Pasos que debe seguir un trabajador para asegurarse de que está cuidando su salud respiratoria:

  1. Utilizar el respirador de forma adecuada, realizando las pruebas de verificación de ajuste cada vez que se lo coloque.
  2. Realizar pruebas de ajuste al menos una vez al año.
  3. No se debe utilizar vello facial en el área donde el respirador hace sello.
  4. Revisar el respirador antes de cada uso, verificar que se encuentre completo y en buen estado.
  5. La empresa debe contar con un plan de recambio de filtros y cartuchos.
  6. Los usuarios deben estar entrenados sobre los peligros respiratorios expuestos y sobre el uso adecuado del respirador.
  7. Todo equipo de protección respiratoria debe ser recomendado por un profesional especializado.
  8. Asegúrese que el protector respiratorio que va a usar es el adecuado para el trabajo que va a realizar y para los contaminantes a los que estará expuesto. Cuide de él, según las instrucciones del fabricante.