El aumento de la demanda, el exceso de compras innecesarias y uso incorrecto de los productos ha ocasionado una escasez de equipos de protección personal (EPP), esto pone en riesgo al personal médico e infectados durante la pandemia.  

La organización mundial menciona: La escasez de suministro (faltan guantes, mascarillas médicas, respiradores, gafas de seguridad, pantallas faciales, batas y delantales) hace que profesionales médicos, de enfermería y otros trabajadores de primera línea estén peligrosamente mal equipados para atender a los pacientes de COVID-19.”  (Organización Mundial de la Salud, 2020) 

Se requiere hacer consciencia sobre el EPP que requiere el personal médico. Las batas, mascarillas, respiradores, monogafas, lentes o guantes son algunos de equipos que son utilizados por estos profesionales en el siguiente se puede evidenciar la utilización de estos artículos dependiendo del tipo de atención.

Para esto se recomienda ciertas prácticas que pueden ayudar a la población para optimizar el uso de equipos de protección personal en tiempo de coronavirus y poder ser más conscientes de la necesidad inmediata de parte del personal médico y contagiados. 

  1. Utilice el Equipo de Protección Personal únicamente cuando se exponga realmente a un riesgo. 
  1. Implemente barreras físicas que reduzca la exposición al virus, como pantallas de acrílico y cintas o conos para demarcar la distancia de la interacción entre personas. 
  1. Siga la recomendación de las Instituciones de Salud que fomenta en 50% de la capacidad de espacios públicos, manteniendo la distancia de 1.50 metros. 
  1. Verifique que los productos sean certificados esto con el fin de optimizar su protección y duración. 
  1. Capacite a los usuarios con respecto al uso adecuado del equipo, para evitar malas prácticas que impidan la protección óptima. 
  1. Utilice adecuadamente su equipo en el momento de la colocación, retiro y mantenimiento del mismo.