¡Presta atención especial a lo que tenemos que decir sobre la protección auditiva!

 

“La pérdida de la capacidad auditiva es el efecto perjudicial del ruido más conocido y probablemente el más grave, pero no el único. Otros efectos nocivos son los acufenos (sensación de zumbido en los oídos), la interferencia en la comunicación hablada y en la percepción de las señales de alarma, las alteraciones del rendimiento laboral, las molestias y los efectos extraauditivos. En la mayoría de las circunstancias, la protección de la audición de los trabajadores debe servir de protección contra la mayoría de estos otros efectos. Esta consideración debería alentar a las empresas a implantar programas adecuados de control del ruido y de conservación de la audición” Alice H. Suter, experta en prevención de riesgos laborales.

 

Durante los últimos treinta años, expertos en Salud y Seguridad Ocupacional, han realizado grandes esfuerzos a nivel mundial por desarrollar programas de protección adecuados para los trabajadores que se exponen al ruido en sus rutinas diarias, pues a pesar de que el primer protector auditivo se creó en el año 1939, no fue hasta 1992 cuando inició la fabricación de protectores auditivos a la medida.

En Costa Rica, en las labores en las que un trabajador se ve más expuesto al riesgo por ruido son el sector construcción y la industria en general, cada una de ellos con sus distintos tipos de riesgo.

La maquinaria pesada, las máquinas de poder e incluso acciones tan comunes como el impacto de mazo, representan un riesgo para los trabajadores de la construcción; mientras que en las fábricas el riesgo radica en el constante ruido que generan las máquinas o labores de mantenimiento.

Siendo el ruido una energía que se propaga en el ambiente, es importante tener claro que para su protección existen medidas fundamentales, que al aplicarse en el orden correcto representan la salvaguarda necesaria de quienes se ven expuestos al riesgo.

  • Medida de Ingeniería: Estas medidas son las que están destinadas a actuar directamente sobre la fuente del riesgo para eliminarlo, reducirlo o remplazarlo; por ejemplo, el análisis de proceso que se ha desarrollado de la mano con la tecnología para que hoy las máquinas sean mucho menos ruidosas de lo que lo eran años atrás.
  • Medida de barrera: Las medidas de barrera reducen la posibilidad de que un trabajador se exponga a determinado riesgo sin los elementos de protección necesarios; por ejemplo, la construcción de cuartos de máquinas en industrias o construcciones permiten que el ruido se confine y así no represente el mismo riesgo que genera al estar al aire libre sin aisladores de sonido.
  • Uso de equipo de Protección Personal: En el caso del equipo de protección necesario ante el riesgo auditivo, tenemos dos divisiones, el equipo que ofrece mejor atenuación de ruido como las orejeras y el protector auditivo, el tapón.

Tapones de protección: Existen tres tipos de tapones de protección.

  • Tapones desechables
  • Tapones reutilizables
  • Tapones con diadema

Es fundamental por temas de salud e higiene, recordar que el uso de tapones es individual, así como respetar las medidas del fabricante en cuanto al uso de tapones desechables o reutilizables, es decir, si un trabajador utiliza tapones desechables, su uso debe de ser de una única vez, mientras qué, los tapones reutilizables pueden llegar a cumplir con éxito su vida útil siempre y cuando se le dé el mantenimiento correcto.

Por su parte, las orejeras son el EPP recomendado en puestos de trabajo en donde se manipulen sustancias que pueden adherirse a la piel y en trabajos de corta duración por facilidad de colocación.

También existe el concepto de protección dual, medida en la que el trabajador debe de utilizar ambos equipos para tener protección total de su oído interno al realizar una tarea crítica.

La elección del EPP auditivo adecuado depende de varios factores, entre ellos las tareas a realizar, la medida de ruido a la que se expone y el entorno en el que se desarrolla, sin embargo, la asignación le corresponde al personal profesional a cargo de la supervisión y uso de equipos de protección, aunque siempre será vital que el trabajador se eduque en temas de seguridad ante las tareas que realiza en su día a día.