Skip to main content

Actualización de Normativa en trabajos en alturas

Publicado: 03 Abril 2024 | Categoría: Blog Sondel | Vistas: 109 | Autor: SONDEL NICARAGUA

El trabajo en alturas es una actividad que implica riesgos significativos para la seguridad de los trabajadores. Se define como cualquier labor realizada a más de dos metros sobre el nivel del suelo, donde existe el riesgo de caídas que puedan ocasionar lesiones graves e incluso fatales. Para garantizar la seguridad de los trabajadores que realizan este tipo de labores, es fundamental contar con equipos de protección personal adecuados y seguir estrictas normativas y recomendaciones de seguridad.

El trabajo en alturas representa uno de los mayores riesgos en diversas industrias, desde la construcción hasta la limpieza de ventanas en rascacielos. La exposición a peligros como caídas, golpes por objetos o resbalones puede resultar en lesiones graves e incluso fatales si no se toman las precauciones adecuadas.

Riesgos del Trabajo en Alturas:

Cuando los trabajadores operan a varios metros del suelo, incluso pequeños errores pueden tener consecuencias devastadoras. Algunos de los riesgos más comunes incluyen:

Caídas desde Altura: Una de las principales preocupaciones en el trabajo en alturas son las caídas. Un simple paso en falso o un equipo defectuoso pueden resultar en una caída grave.

Golpes por Objetos: Los objetos pueden caer desde altura, representando un riesgo tanto para quienes trabajan en las alturas como para quienes están en el suelo.

Resbalones y Tropezones: Las superficies pueden volverse resbaladizas o inestables, lo que aumenta el riesgo de resbalones y tropezones, especialmente en condiciones climáticas adversas.

Equipos de Protección Personal (EPP):

Para mitigar estos riesgos, es vital que los trabajadores utilicen el equipo de protección personal adecuado:

Arnés de Seguridad: Un arnés bien ajustado y correctamente anclado a una línea de vida es esencial para prevenir caídas graves. Debe inspeccionarse regularmente para detectar signos de desgaste o daño.

Casco de Seguridad: Protege la cabeza de impactos causados por caídas de objetos. Debe cumplir con las normativas de seguridad y reemplazarse si está dañado.

Líneas de Vida y Anclajes: Proporcionan un punto de anclaje seguro para el arnés y deben ser inspeccionados y certificados por profesionales cualificados.

Calzado Antideslizante: Los zapatos con suelas antideslizantes proporcionan tracción adicional en superficies elevadas, reduciendo el riesgo de resbalones.

Normativas Internacionales

En distintos países y regiones, existen normativas específicas para regular el trabajo en alturas y garantizar la seguridad de los trabajadores

OSHA (Occupational Safety and Health Administration): En Estados Unidos, la OSHA establece regulaciones específicas para el trabajo en alturas en el 29 CFR 1926, Subparte M (Construction). Esta subparte detalla los requisitos de seguridad para la protección contra caídas en la construcción, incluyendo el uso de equipos de protección personal, sistemas de protección contra caídas, y la formación de los trabajadores.

Según la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA), los trabajadores deben disponer de una protección contra caídas adecuada si se encuentran a “alturas de cuatro pies en los lugares de trabajo de la industria general, cinco pies en los astilleros, seis pies en la industria de la construcción y ocho pies en las operaciones de estiba”. Convertido al sistema métrico, eso supone una altura de 1,21 metros para la industria general, 1,52 metros para los astilleros, 1,82 metros cuando se trabaja en la construcción y 2,43 metros de altura para los trabajadores de las operaciones de estiba.

La OSHA también subraya que la protección contra caídas es obligatoria para todos los empleados, independientemente de la distancia de caída, si trabajan directamente sobre equipos y maquinaria peligrosos.

 Por otro lado, tenemos la normativa de  El Real Decreto 2177/2004, de 12 de noviembre, establece las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores en el trabajo de equipos de trabajo, incluidos los sistemas de acceso temporales y móviles, como los andamios. Aunque este decreto no se centra exclusivamente en el trabajo en alturas, proporciona pautas importantes para garantizar la seguridad en este tipo de tareas.

Este Real Decreto establece las siguientes disposiciones relacionadas con el trabajo en altura:

  1. Evaluación de Riesgos: Los empleadores deben realizar una evaluación de riesgos para identificar y valorar los peligros asociados con el trabajo en altura. Esta evaluación debe tener en cuenta las condiciones específicas del lugar de trabajo y las tareas a realizar.
  2. Selección y Uso de Equipos: Se establecen requisitos para la selección, uso y mantenimiento de equipos de trabajo y sistemas de acceso temporales y móviles, como andamios y plataformas elevadoras, que se utilizan en trabajos en altura. Estos equipos deben ser adecuados para el propósito previsto y cumplir con las normativas de seguridad correspondientes.
  3. Formación y Capacitación: Los empleadores deben proporcionar a los trabajadores una formación adecuada sobre los riesgos asociados con el trabajo en altura y el uso seguro de los equipos y sistemas de acceso. Los trabajadores deben estar familiarizados con las medidas de seguridad pertinentes y saber cómo utilizar correctamente el equipo de protección personal.
  4. Supervisión y Control: Se requiere que los empleadores supervisen de cerca las actividades realizadas en altura para garantizar el cumplimiento de las medidas de seguridad establecidas y proporcionar la asistencia necesaria a los trabajadores cuando sea necesario.
  5. Coordinación de Actividades: Cuando se realicen trabajos en altura que involucren a múltiples empresas o trabajadores, se deben establecer procedimientos de coordinación para garantizar la seguridad de todos los trabajadores involucrados y prevenir conflictos de seguridad.

La norma ANSI/ASSE Z359 es un conjunto de estándares desarrollados por el American National Standards Institute (ANSI) y la American Society of Safety Professionals (ASSE) que se centra específicamente en la seguridad en trabajos en altura, incluida la protección contra caídas. Algunos de los puntos clave que esta norma aborda incluyen:

Requisitos para equipos de protección personal (EPP): La norma establece los requisitos para la selección, inspección, mantenimiento y uso de equipos de protección personal utilizados en trabajos en altura, como arneses de cuerpo completo, dispositivos anticaídas, líneas de vida, mosquetones, entre otros.

Sistemas de protección contra caídas: La norma proporciona pautas para la selección y uso adecuado de sistemas de protección contra caídas, que pueden incluir sistemas de retención, sistemas de detención de caídas y sistemas de posicionamiento.

Procedimientos seguros de trabajo: Se incluyen recomendaciones para desarrollar procedimientos seguros de trabajo relacionados con trabajos en altura, que abarcan desde la planificación de la tarea hasta la supervisión en el sitio de trabajo.

Capacitación: La norma establece requisitos para la capacitación de los trabajadores que realizan trabajos en altura, incluida la formación en el uso adecuado de equipos de protección personal, técnicas de ascenso y descenso, y procedimientos de rescate.

Evaluación de riesgos: Se proporcionan pautas para evaluar y mitigar los riesgos asociados con trabajos en altura, lo que incluye la identificación de peligros, la evaluación de la exposición al riesgo y la implementación de medidas de control adecuadas.

La norma ANSI/ASSE Z359 establece estándares y mejores prácticas para garantizar la seguridad de los trabajadores que realizan tareas en altura, con un enfoque particular en la prevención de caídas y la protección contra riesgos asociados. Es importante que los empleadores y trabajadores que realizan este tipo de trabajo estén familiarizados con los requisitos y recomendaciones de esta norma para garantizar un entorno de trabajo seguro.

Las normativas relacionadas con el trabajo en alturas están sujetas a cambios y actualizaciones periódicas. Es fundamental que los empleadores y trabajadores estén al tanto de las últimas regulaciones y cumplan con ellas para garantizar un entorno de trabajo seguro y cumplir con la ley.

Mejores Prácticas de Seguridad:

Además de usar el equipo de protección personal adecuado, es importante seguir estas mejores prácticas de seguridad:

Planificación: Antes de comenzar cualquier trabajo en alturas, se debe realizar una evaluación de riesgos y desarrollar un plan de trabajo detallado.

Formación: Todos los trabajadores deben recibir una formación adecuada sobre los riesgos asociados con el trabajo en alturas y el uso correcto del equipo de protección personal.

Supervisión: Los trabajadores deben ser supervisados de cerca mientras realizan tareas en alturas para garantizar el cumplimiento de los procedimientos de seguridad.

Mantenimiento: Los equipos de protección personal y los sistemas de seguridad deben ser inspeccionados y mantenidos regularmente para garantizar su eficacia.

El trabajo en alturas presenta riesgos significativos que pueden mitigarse con el uso adecuado de equipos de protección personal, el cumplimiento de las mejores prácticas de seguridad y el seguimiento de las normativas actualizadas. La seguridad en las alturas no es solo una responsabilidad legal, sino también moral, para proteger la vida y el bienestar de los trabajadores.

La prevención de accidentes en el trabajo en alturas se basa en una combinación de evaluación de riesgos, formación adecuada, uso correcto de equipos de protección personal y sistemas de protección colectiva, así como una supervisión efectiva de las actividades en altura. Además, es esencial mantener una cultura de seguridad en el lugar de trabajo, fomentando la conciencia de los riesgos asociados con el trabajo en alturas y la responsabilidad compartida de prevenir accidentes. 

Al seguir las normativas establecidas y aplicar las mejores prácticas de seguridad, las empresas pueden reducir significativamente los riesgos y garantizar un entorno de trabajo seguro para sus empleados. La inversión en medidas de prevención y seguridad en el trabajo en alturas no solo protege la salud y el bienestar de los trabajadores, sino que también contribuye a la productividad y la reputación de la empresa.

Compartir artículo

Últimas publicaciones